logo

Mar | 10

Tras pasar por París, cogimos un tren en dirección a Bruselas con la intención de conocer Bélgica, aprovechando la cercanía respecto a la capital francesa.  Al ser un país pequeño, pudimos explorar otras ciudades, y he aquí donde he querido dedicar un capítulo especial a Amberes. Nos desplazamos en coche desde Bruselas, ya que el dueño del B&B donde estábamos alojados, Krel, se ofreció a acercarnos porque él va cada día a trabajar. Aún así, el regreso lo hicimos en tren, y de hecho la estación bien merece una visita ya que es de las más bonitas que he visto nunca.

Nuestra primera parada fue la cafetería/librería Buchbar, donde paramos a tomar un café a media mañana. Éste no fue un descubrimiento bien bien,  ya que lo tenía anotado en mi lista de lugares que visitar durante el viaje. Y os diría que si vais a Amberes, no dejéis de pasar por este lugar, primero porque su interior es realmente bonito, además, todo está riquísimo, el ambiente es de lo más relajado, y para acabarlo de rematar, Kim, la chica que regenta el establecimiento, es encantadora y habla español. Nos explicó que estuvo viviendo en Valencia varios años, y por eso se defendía con el castellano.

Mientras paseábamos por el centro, nos topamos con la tienda Host, una concept store con ropa, complementos, y artículos de decoración, donde te lo llevarías absolutamente todo! El local no es muy grande, pero tiene unos techos altísimos, de donde cuelgan varias kokedamas, suelos de mosaico, y unos ventanales por donde entraba muchísima luz. La selección de producto es muy cuidada y aquí una servidora no pudo resistirse a hacer algunas compras. De hecho, fue en esta preciosa tienda donde conocí los diseños de la ilustradora Annet Weelink, los cuáles ya me he traído a TOC TOC ·la shop·.

Imágenes: Sonia Sanz

Y después de tomar el café, el paseo y las compras, nos fuimos a comer a Tinsel, un restaurante/cafetería con platos muy saludables y variados.  A pesar de que la carta estaba solamente en belga, una de las camareras nos ayudó a elegir la comida. Gala se lo pasó genial en el rincón del sofá, donde no dejó de subirse y bajarse junto a su inseparable peluche de Mickey Mouse.

En la segunda parte nuestra escapada a Bélgica, os haré un resumen de Bruselas y Brujas, las otras dos ciudades que visitamos, con mención especial de nuestro alojamiento en la capital belga, sin duda, de lo mejor del viaje. ¡Feliz fin de semana!

COMPÁRTELO
DEJA UN COMENTARIO

1 Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Danuta-Assia Othman | 13.03.2017

Amberes está en mi lista de destinos pendientes así que este post me viene genial, ¡gracias! Por cierto, el restaurante/cafetería Tinsel tiene muy buena pinta, esos cojines me recuerdan a Marrakech <3.

Anterior <...